Navidad

NAVIDAD Y RECIEN NACIDO

Un nuevo bebé en la familia es sinónimo de felicidad y plenitud pero también es sinónimo de cansancio, agotamiento, incluso estrés. Esta última parte puede acentuarse si nos toca vivir esta etapa en Navidad.

UNA NAVIDAD DIFERENTE

Durante este año hemos vivido todo de forma diferente y, la Navidad, no iba a ser la excepción.

Son fechas donde compartimos tiempo con la familia y amigos y donde priman las reuniones y las visitas. Sin embargo, por desgracia (o por suerte, en este sentido) estas Navidades tendremos que pasarlas con un límite de personas por reuniones, lo que puede resultar más fácil de gestionar las visitas en casa.

Lo ideal será que hables con tu pareja y establezcáis los límites necesarios desde un principio para que todos sean conocedores de vuestros deseos.

Si decidís ir más tarde a la cena de Nochebuena o a la comida de Navidad, iros antes de las campanadas o quedaros en casa el día de Año Nuevo, es totalmente normal también.

No sólo lo digo por el cansancio o el agotamiento que puedas sentir, sino porque las primeras semanas con un recién nacido son un momento de un cambio máximo tanto para ti como para el bebé. Os estáis conociendo día tras día y puede que, en esas primeras semanas, sólo quieras privacidad con tu núcleo familiar.

LAS VISITA INTERFIEREN EN LA INSTAURACION DE LA LACTANCIA

Hay que recordar la importancia que tiene la instauración de la lactancia en los primeros días y semanas del bebé.

Un bebé recién nacido pasa la mayor parte del tiempo en el pecho de su madre, lo cual, es otro motivo por el que no quieras que las reuniones navideñas se extiendan tanto como años anteriores.

Lo más seguro es que no te sientas cómoda a la hora de dar el pecho a tu bebé estando presente tu cuñado, tu suegro o quien sea. Estás, aún, comprobando que posturas os van bien, si se engancha bien y conociendo a tu bebé, como para encima estar incómoda por la presencia de tus familiares.

Las visitas, sin duda, interfieren en la instauración de la lactancia. Por lo que es recomendable que, si no te sientes cómoda dando el pecho (al principio es lógico y totalmente normal), las reuniones se limiten y no te sientas presionada en tener que estar más tiempo en la comida o en la cena sólo por ser reuniones familiares. Tu familia, seguramente, entienda la situación y respete tu decisión.

Otra opción, puede ser, ir a dar el pecho a otra habitación de la casa según te vaya demandando el bebé donde sólo estéis él y tú. Eso lo decides tú y no debes sentirte mal por la decisión que elijas. La decisión que tomes será la acertada.

¿QUÉ NECESITARÁ EL BEBÉ?

Este es otro tema y creo que el más difícil de gestionar.

Obviamente, todo el mundo querrá conocer y coger al nuevo miembro de la familia sin pararse a pensar realmente en el bebé y en sus necesidades. De hecho, muy seguramente, antepondrán sus propias necesidades (cargarlo), antes que las del bebé y las de la madre (estar los dos juntos).

Lo único que necesita el bebé es a su madre (y a su padre), y viceversa. Nadie tiene que coger al bebé, si no es lo que deseas. Ni tocarlo, ni pasarlo de brazos en brazos. No es un muñeco.

Siempre han existido los virus y las bacterias pero parece que no se ha sido del todo consciente del daño que podemos hacer a un recién nacido cuando lo tocamos, lo besamos, lo pasamos por los brazos de la abuela, de la tía o del cuñado, hasta este año con la covid. Este año, juega a nuestro “favor” la obligatoriedad del distanciamiento entre personas por lo que, si o si, el bebé no debería tener contacto físico con personas que no sean del mismo núcleo familiar.

Como te decía anteriormente, es súper importante hablar con tu pareja sobre los límites que queréis poner desde el principio y comunicarlo a la familia, sobretodo por este punto. Seguramente, tu familia entenderá y respetará la decisión que toméis.

¿Tú ya tienes pensado como vas a pasar estas fiestas en familia?

Yo te quiero desear unas Felices Fiestas y un Feliz Año Nuevo lleno de ilusión donde poder lograr todo lo que te propongas.

¡Nos vemos el año que viene!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *