Cargar a mi bebe

VERDADES Y MENTIRAS DE CARGAR A MI BEBÉ

En la actualidad, aún podemos escuchar las típicas frases como “me han dicho que no coja a mi bebé si llora”, “si lo cargas tanto, se va a acostumbrar a los brazos”, incluso “qué mamitis tiene”.

Bien, hoy vengo a decirte que abraces a tu bebé todo lo que necesites y te apetezca. Bésalo, cárgalo todo el día si es lo que necesitas. Hay estudios que demuestran los beneficios que tiene el atender y cargar al bebé cuando llora. No te prives de hacer algo sólo por el famoso “se va a acostumbrar a los brazos”. Llegará un día, de la noche a la mañana, que ya no te pedirá más que lo cargues y lo echarás de menos.

Cuando un bebé llora es porque necesita algo y no sabe expresarlo de otra forma. Es pura cuestión de superviviencia. Si esa necesidad no se cubre, entenderá que está solo y que nadie va a venir cuando lo necesita.

En cambio, cuando atendemos las necesidades de nuestro bebé, él se siente seguro y confía en nosotros. Lo que le ofrecemos a nuestro bebé atendiendo a sus necesidades, cargándolo cuando necesita estar con nosotras, es amor. Y nadie puede malacostumbrarse al amor.

woman sitting with baby on her lap surrounded with purples flower

¿POR QUÉ ACTUAR DIFERENTE?

Se aconseja no cargar al bebé cuando llora para que pueda aprender por él solo a gestionar sus emociones pero ¿esto tiene sentido?

Lo primero a tener en cuenta es que estamos hablando de un bebé. Hasta una edad mucho más avanzada, no va a ser capaz de gestionar sus emociones y sentimientos como lo podemos hacer los adultos. Y, al no saber expresarse de otra forma, llora.

Por otro lado, no es ni ético ni moral que si vemos a una persona, sea niño o adulto, lo dejemos llorar con el fin de que aprenda a gestionar sus emociones. Suena frío y sin compasión, ¿verdad? ¿Por qué si vemos a nuestra madre, nuestro hermano, nuestro primo llorar vamos a consolarlo pero si lo hace nuestro hijo no?

Parece que los sentimientos y las emociones de los niños son menos válidos que la de los adultos. A menudo, se les quita importancia porque nosotros, como adultos, vemos que ese llanto o berrinche es sin motivo.

Si llora, es porque para él o ella realmente es importante. Acompaña ese proceso sin restarle importancia ya que, sino, corremos el riesgo de hacer en él o ella un futuro adulto que, cuando tenga algún problema, no pueda gestionar lo que siente por haber estado siempre evitando estos sentimientos.

woman in white crew neck t-shirt carrying baby

LOS ESTUDIOS HABLAN POR SI SOLOS

Hay un estudio de la Universidad de Notre Dame, donde se evaluó a 600 adultos para poder conocer el posible impacto que han tenido al ser atendidos y cargados por sus padres durante su infancia. 

Este estudio concluyó que, los adultos que recibieron mayor atención por sus padres durante su infancia, tenían mayor capacidad para lidiar con la ansiedad y la frustración, por lo que tiene un impacto directo en su salud mental y emocional. 

PARA CONCLUIR.

Aún hay mucho que cambiar hacia la mirada del niño. Hay mucho que cambiar en este mundo donde los niños son ciudadanos de segunda, donde su opinión y sus sentimientos valen menos que la de un adulto.

Pero está en la mano de cada madre y padre que esto pueda cambiar. Que los niños reciban la atención que necesitan, que se sientan escuchados y respetados, que tengan voz y voto y donde se validen sus sentimientos. Simplemente igual que lo haríamos con un adulto.

woman carrying smiling baby

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *